18/11/2011

Cuánto tiempo soportará España las tensiones del mercado de deuda?

Los expertos coinciden en que el Estado puede aguantar esta situación durante meses e incluso hasta un año, aunque si se prolonga pondrá a prueba al Tesoro y tendrá un importante impacto en la economía real que podría, incluso, devolvernos a la recesión.
Hay que tener en cuenta que en 2012 al Tesoro español se le presenta un año más complicado que el actual. Si en 2011 tuvo que afrontar unos vencimientos de unos 40.000 millones de euros, el año que viene casi se triplican y alcanzan los 117.477, según cifras de Bloomberg. Aun así, todavía hay unos meses de margen porque no es hasta abril cuando el Gobierno se tendrá que enfrentar a un momento clave, entonces está previsto que venzan 21.311 millones (ver gráfico).
Además, en el calendario del Tesoro habrá otros momentos peliagudos. En julio los vencimientos alcanzan los 16.991 millones y en octubre, el momento más crítico, superan los 26.340 millones.
Con este panorama por delante, los expertos consultados por Expansión.com analizan cómo afrontará España las tensiones en el mercado de deuda en los próximos meses.
Juan Ignacio Crespo, analista financiero, cree no se puede hablar de punto de no retorno como tal, sino de un punto y un tiempo con un fuerte endurecimiento de las condiciones de financiación muy elevados. “Financiarse en una subasta como la de hoy al 7% es muy desagradable, pero no arruina un país. Supone sólo 0,5% de la deuda pública total. El problema es si estos niveles se mantienen durante varios meses o un año”, explica. “Ahí es cuando habría que plantearse alternativas”.
Según afirma Crespo, tampoco se puede comparar la situación actual de España, Italia (que el año próximo tendrá vencimientos de cerca de 350.000 millones de euros) o Francia con la de Grecia, Portugal e Irlanda. “Cuando se los rescató, se hablaba de soluciones concretas para países concretos, cuando alcanzaban rentabilidades para financiarse entre el 7 y el 9%, ahora el problema es general, de toda la región, no de un solo país”, asegura.
Desde su punto de vista, hay dos vías para salir de esta situación: por un lado, que el BCE comience a comprar bonos sin límite, haya mayor integración fiscal y, por fin, se pongan en marcha de los eurobonos. Por otro lado, Alemania y el BCE están esperando a ver si se cansan los mercados y actúan con pequeños alivios cuando la situación es insostenible. “En este caso, se plantean algunas posibilidades que Alemania prohíba la adquisición de su deuda pública, que es una forma de entrada de capital en el país; así los inversores que quieran diversificar tienen que invertir en deuda de otros países”, explica.
Otra idea que asegura que está sobre la mesa es la creación de “lotes de deuda”. Las subastas se realizarían en el mismo día y, cuando un inversor quiera adquirir deuda de un determinado país, deba llevarse de otros.
Por tanto, Crespo cree que el nuevo Gobierno no tiene mucho poder en sus manos para frenar esta sangría. “El problema trasciende España”, concluye.
Ángel Laborda, director de Coyuntura de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), considera que España tiene capacidad para aguantar las tensiones del mercado de deuda "meses e incluso hasta un año".
"España tiene un nivel de deuda pública bajo [del 73,8% del PIB el ejercicio que viene, frente al 85% del PIB de la UE], y la carga de intereses tampoco es alta [no llega ni al 3%]. Un perfil que le distancia de otros países como Alemania, Francia e Italia, por supuesto", explica.
"Este año el coste medio de las emisiones no ha llegado al 4%, supongamos que las tensiones continúan y alcanza el 5% en 2012. Esto supondría una recarga de intereses de entre 5.000 y 7.000 millones el año que viene pero aun así no llega ni al 1% del PIB. Eso sí, unos intereses más altos supondrían recortes adicionales para poder cumplir con el objetivo de reducción del déficit público", asegura Laborda.
Pero, para este economista, el verdadero drama no es que se encarezca la financiación del Estado sino las implicaciones que esto puede tener en el resto de la economía. "El resto de agentes (el sector financiero y las empresas) verán cómo se encarece su financiación, lo que en la práctica conlleva que no puedan colocar no un sólo título de deuda en los mercados como está ocurriendo en los últimos meses". En definitiva, "si la economía se queda sin financiación nos daremos de bruces de nuevo con la recesión", sentencia.
Ante esta situación, Laborda defiende que los gobiernos de la zona euro actúen con eficacia, cumplan con las reformas y con los ajustes, para que una vez que hayan cumplido su parte el Banco Central Europeo pueda garantizar su deuda. "Si el organismo presidido por Mario Draghi les ayuda sin tener el compromiso firme de los gobiernos puede ser un mal incentivo para que pongan orden en sus finanzas", concluye Laborda.
Para Santiago Carbó, asesor de la Fed de Chicago y profesor de la Universidad de Granada, es precipitado hablar de una financiación externa ajena a los mercados, sólo a partir de los datos que se han conocido hoy, cuando la prima de riesgo española ha llegado a los 500 puntos básicos. “Aunque es cierto que el margen se acaba”, explica.
Desde su punto de vista, a partir del lunes 21, después de las elecciones generales, “hay que plantearse un nuevo horizonte financiero. Ver qué necesidades tenemos de financiación del Estado, los bancos, etc… y, entonces, desempolvar un plan B”. Según explica, esto se debe hacer en el ámbito europeo, “no debe plantearse una estrategia al margen de los socios o del G-20”.
Para frenar esta sangría, Carbó cree que, al margen de las reformas que se deben hacer, “Europa debe actuar, con un acuerdo sobre el papel del BCE como prestamista último”.
El profesor indica que en el caso de que estas tensiones continúen no sería fácil lograr una financiación fuera de los mercados para Italia y España.
En todo caso, Carbó subraya que a partir del 21 los gobernantes españoles “tienen que evitar que haya el vacío de poder típico de después de elecciones”.
José Luis Martínez, estratega de Citi, no cree que haya un nivel determinado en que España debería o estaría obligada a renunciar a los mercados de deuda para necesitar ayuda externa para financiarse. “Más bien que no haya posibilidad de financiarse a cualquier nivel. Esto no ha ocurrido en España. La economía española podría tener en este caso un problema de liquidez, no de solvencia. Esperemos que no ocurra. Lo cierto, lo verdaderamente inquietante, es que las tensiones de financiación en el riesgo país suponen menor acceso a la financiación desde el sector privado. Esto es lo que más me preocupa”, indica.
Desde su punto de vista, para evitar estas fuertes tensiones el camino que hay que recorrer se llama “Europa y esto pasa en los próximos meses por la cohesión fiscal y a corto plazo por utilizar los mecanismos existentes para reducir la tensión financiera”.
expansión

.................................................................................................................................

18/11/2011

Berlín pierde el control de la prima de riesgo

El 60% del PIB de la zona euro (España, Italia, Francia, Bélgica, Grecia, Portugal e Irlanda) se encuentra ya aquejado por un virus que la irresponsabilidad de Berlín, la negligencia de Bruselas y la indiferencia de Fráncfort han transformado en amenaza letal para la economía del planeta.
Ayer mismo, el presidente de EE UU imploró de nuevo a Europa una solución a la crisis de la deuda soberana. "Es un problema de voluntad política, no técnico", tuvo que recordar Barack Obama. Y, en palabras que deberían haber dicho el presidente de la Comisión Europea (José Manuel Barroso) o el del Consejo Europeo (Herman Van Rompuy), el presidente estadounidense rogó a los Gobiernos europeos que demuestren de una vez por todas que "están dispuestos a respaldar el proyecto europeo".
Las crecientes dudas sobre ese respaldo figuran entre las principales causas del actual castigo de los inversores a una Unión Monetaria que se ha colocado a sí misma a merced de los vaivenes financieros. Resulta difícil encontrar precedentes de una crisis alimentada por las mismas autoridades que, teóricamente, deberían combatirla. Pero eso ocurre en la zona euro, donde el principal accionista, Alemania, cuestiona deliberadamente la salud financiera del resto de socios para imponerles ciertas condiciones.
La estrategia se puso en marcha a principios de 2010, cuando se comprobó que Grecia no podría financiarse por sí misma y necesitaría ayuda de la zona euro. A partir de ese momento, la Comisión Europea intentó contener las repercusiones del virus griego en la prima de riesgo de la deuda soberana del resto de países de la Unión, mientras que "declaraciones contundentes desde Alemania empujaban de nuevo los tipos de interés hacia arriba", según un análisis publicado entonces por el Centre for European Policy Studies, un instituto de estudios con sede en Bruselas.
El Gobierno alemán ha reconocido después que las primas de riesgo se han convertido en su principal instrumento de disciplina tras el repetido fracaso del Pacto de Estabilidad. Y Berlín la utiliza sin miramientos, frustrando cualquier relajación en el mercado de la deuda a base de alarmas sobre los ajustes pendientes en algún país o poniendo trabas a los mecanismos de rescate creados por la Unión. Alemania ha llevado su estrategia hasta el extremo de exigir que las emisiones de bonos de los países del euro incorporen a partir de 2013 las mismas cláusulas que alertan a los inversores en países emergentes sobre un posible impago.
Sin cuartel
No ha sido el único susto a los inversores en renta fija, un término que se ha convertido en papel mojado en la zona euro. Berlín también ha impuesto una quita del 50% a los tenedores de bonos griegos y ha dejado claro que la salida del euro es una posibilidad, lo que desencadenaría en el país expulsado una reestructuración de casi el 90%. Para colmo, la Autoridad Bancaria Europea ha obligado a las entidades financieras a computar la deuda pública de la zona euro a precio de mercado, estigmatizando una inversión considerada hasta ahora completamente segura.
El objetivo de Alemania parece ser una reforma del Tratado de la UE que erradique definitivamente los números rojos en la zona euro. Merkel se mostró ayer incluso dispuesta "a perder soberanía" en aras de ese nuevo marco. Y Van Rompuy adelantó ante el Parlamento Europeo que el futuro tratado, negociable durante 2012, podría incluir una mayor integración fiscal entre los países del euro que lo acepten y castigos como la retirada del voto a los socios más díscolos.
La cuestión es si la zona euro llegará viva a ese tratado o reventará con la imparable escalada de los tipos de interés de la deuda soberana. El juego de Merkel con la prima ha llegado tan lejos que incluso Alemania podría acabar pagándolo caro. El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, lanzó ayer el primer contraataque contra un bund alemán cuya fortaleza parecía incuestionable. "La deuda de Alemania es más alta que la de España 83% del PIB frente al 61%. Es preocupante, pero aquí nadie quiere darse cuenta", declaró Juncker a un diario de Bonn. Si la rebelión se generaliza, quizá Berlín tenga que parar el juego mucho antes de lo que desearía.
cinco días

.................................................................................................................................

18/11/2011

El BCE salva 'in extremis' a España

Tres países intervenidos. Dos Gobiernos democráticos depuestos y sustituidos por tecnócratas. Dos Estados, y de los grandes, con riesgo creciente de bancarrota. Y una gran mayoría de socios del club del euro contagiados por la enfermedad de la deuda. Esta es la foto fija de la crisis que comenzó hace dos años en Grecia y que amenaza con resquebrajar la antes feliz unión monetaria. El último episodio del folletín lo protagonizó ayer el Banco Central Europeo (BCE), que se vio obligado a intervenir para aliviar las tensiones, especialmente preocupantes en España e Italia. Tras escalar a una zona de peligro máximo, el organismo que encabeza Mario Draghi logró rebajar las primas de riesgo de estos dos países a niveles inferiores a los del día anterior. Pero no es suficiente. Muchos reclaman al BCE, el único con la fuerza necesaria para enderezar la situación, que saque la artillería pesada.

Planes para rescatar a los grandes
BCE
(Banco Central Europeo)
A FONDO
Sede: Francfort (Alemania)
Directivo:Jean-Claude Trichet (Presidente)
 Ver cobertura completa

España
A FONDO
Capital: Madrid.
Gobierno:Monarquía Constitucional.
Población:46.157.822 (est. 2008)
La noticia en otros webs

webs en español
en otros idiomas
La intervención del eurobanco hace caer 45 puntos a la prima de Italia

Salgado: "Las cuentas públicas son sostenibles. No va a haber rescate"

Francia alcanza un nivel récord de riesgo, superior a los 200 puntos

Al menos el 70% de los acreedores de Grecia aceptarán la quita en su deuda

El día prometía emociones fuertes ya desde primera hora de la mañana. Comenzó con las primas de riesgo de España e Italia disparadas. Empeoró con dos subastas de deuda desastrosas a ambos lados de los Pirineos. El Tesoro español colocó 3.562 millones de euros en obligaciones a 10 años, pero al precio más alto desde 1997, por encima del 7%. En la anterior ocasión similar, celebrada en octubre, había bastado con un 5,5%.

Fue entonces cuando la situación se volvió insoportable. El diferencial que España ofrece respecto a Alemania en los bonos a diez años -es decir, la famosa prima de riesgo- alcanzó su cuarto récord en esta semana. Rozó durante unos minutos los 500 puntos básicos -o sea, los cinco puntos porcentuales-, frontera que se considera insostenible para las cuentas públicas. El rendimiento que España tiene que ofrecer a los inversores por un bono a 10 años rozó el 6,8%, el máximo de los últimos 13 años.

Los problemas iban más allá de la Península Ibérica. El diferencial italiano andaba ya por los 537 puntos; y el belga y el francés lograban nuevos máximos al superar los 320 y los 200 puntos respectivamente. Los problemas ya no afectan solo a los "derrochadores". La gangrena ha llegado al mismo corazón de Europa, Bruselas y París, que ve cada vez más cercana la posibilidad de perder la máxima calidad crediticia, informa Miguel Mora. Y el BCE no podía mirar hacia otro lado.

Pese a las críticas de Alemania, Draghi se lanzó a comprar deuda en el mercado secundario y logró revertir la situación. La prima de riesgo española se quedó en el mismo nivel del día anterior: en torno a los 460 puntos. El resto de países que habían sido atacados por la mañana cerraban con diferenciales claramente inferiores. El BCE logra el éxito más arrollador en Italia, cuyo diferencial cae 45 puntos básicos desde el pico hasta el cierre del día. Las principales Bolsas europeas cerraron con caídas en torno al 1%.

Antes de esta intervención masiva, Felipe González había arremetido contra Alemania por constreñir al BCE. El expresidente del Gobierno dijo estar convencido de que los récords de la prima de riesgo se deben a la "pura especulación" y tildó de "absurdo" que el eurobanco no compre deuda de los países del euro para acabar con esta situación. González, que criticó al "tándem Merkozy", defendió que el BCE debería actuar como hizo la Reserva Federal para acabar con los movimientos especulativos y aseguró que España tiene un problema de liquidez, no de solvencia.

Algo parecido apuntó la vicepresidenta Elena Salgado, que zanjó el debate sobre un posible rescate a España. "Absolutamente no", respondió en la Cadena Ser. "El nivel de deuda es perfectamente sostenible", añadió.

De la misma opinión es el catedrático de la Universidad de Valencia Joaquín Maudos. "Pese a que los últimos datos son preocupantes, no veo a corto plazo un riesgo de intervención. La situación de Italia es más acuciante porque su volumen de vencimientos es mucho mayor", asegura. Pero descartar el rescate inminente no significa restar importancia a la situación. "Si los mercados no mejoran, la carga de la deuda se convertirá en insostenible. La única solución es que el BCE utilice todos los recursos en su mano. Por sus declaraciones, parece que Merkel no es consciente del daño que esta situación puede hacer a la propia Alemania. El mandato del BCE no es solo mantener baja la inflación, sino la estabilidad financiera. Por suerte para España, ya no estamos solos con los italianos. Si los problemas afectan también a Francia, Sarkozy tendrá más fuerza para exigir soluciones que Zapatero", añade este catedrático.

Mientras, en el país donde comenzó la crisis europea, avanzan las negociaciones para concretar el acuerdo de pagar tan solo la mitad de la deuda pública. El director gerente del Instituto de Finanzas Internacionales, Charles Dallara, aseguró ayer que prevé una participación "muy alta" entre los acreedores que acepten la quita del 50% de la deuda griega. Dallara señaló en Fráncfort que al menos un 70% o un 80% de los tenedores de deuda aceptarán el pacto, aunque podrían sumarse más próximamente.

La Comisión Europea, por su parte, condiciona la confianza que generará el nuevo Gobierno español a su capacidad para adoptar nuevas medidas que covenzan a los mercados, informa Vicenç Moliné. El portavoz del comisario de Asuntos Económicos, Amadeu Altafaj, abrió ayer la puerta a que el nuevo Ejecutivo se vea obligado a aprobar medidas de reducción del déficit. "La credibilidad se genera con la capacidad de adoptar nuevas medidas si es necesario para alcanzar los objetivos".

España se ha comprometido a cerrar el año con un déficit del 6% del PIB, pero Bruselas prevé que el dato final suba al 6,6%. Altafaj reconoció el esfuerzo hecho por las autoridades españolas y dijo que esta desviación se debe, en parte, a la coyuntura económica general. "Todos los Gobiernos están interconectados. Lo que se decide en Atenas o Roma tiene efectos en los otros países", aseguró.
El País

.................................................................................................................................

18/11/2011

Cuánto tiempo soportará España las tensiones del mercado de deuda?

La prima de riesgo ha tocado máximos superando los 500 puntos básicos y el Tesoro ha colocado su última subasta de bonos a diez años al 7%. Sin duda, una situación preocupante. La cuestión ahora es ver hasta cuándo puede soportar estas tensiones España.

expansión

......................................................

18/11/2011

Berlín pierde el control de la prima de riesgo

Alemania lleva año y medio jugando con las primas de riesgo de los demás, pero el peligroso experimento parece habérsele ido de las manos. Lo que empezó siendo una estrategia para imponer disciplina en la zona euro ha acabado provocando una estampida inversora que deja sin financiación a empresas, bancos y Estados y alienta las dudas sobre la supervivencia del euro.

cinco días

......................................................

18/11/2011

El BCE salva 'in extremis' a España

La prima de riesgo llega al límite de los 500 puntos y el Tesoro paga el precio más alto en 14 años - La compra de deuda por parte de Draghi logra rebajar la tensión

El País

.................................................................................................................................

Aviso legal: JournalCompare no se hace responsable del contenido de los comentarios de los
usuarios. Los usuarios se abstendrán de enviar comentarios ofensivos, violentos, racistas, etc.
Cualquier incumplimiento de esta norma podrá significar la cancelación de la cuenta de usuario.

Debe registrarse para poder comentar en el foro.

Prima de riesgo, la protagonista.

Banner

Copyright 2011 JournalCompare.com